THINK Primary #7 Lenguaje oral

¿Qué entendemos por lenguaje oral?

El lenguaje oral es la expresión hablada, lo que la aritmética es a las matemáticas o la alfabetización a la lectura y la escritura.

Básicamente, se trata de ser capaz de expresarse con fluidez y comunicarse eficazmente con otras personas.

Las cosas que decimos y cómo las decimos pueden informar, influir, inspirar y motivar a los demás y expresar nuestra empatía, comprensión y creatividad. Es nuestra capacidad de comunicación la que nos permite establecer relaciones positivas, colaborar con un propósito común, deliberar y compartir nuestras ideas como ciudadanos” Beccy Earnshaw (Director, Voice 21) & Peter Hyman (Executive Headteacher, School 21).

 

¿Por qué es importante el lenguaje oral?

A través del lenguaje oral, los niños…

Los niños con habilidades orales bien desarrolladas son capaces de expresar sus pensamientos y opiniones e interactuar de manera exitosa con los demás. Esto les permite acceder al currículum y comprometerse con su contenido.

Comunicarse de forma eficaz permite a los niños expresarse cuando no entienden algo y necesitan más apoyo. Con unas buenas habilidades orales, pueden llegar a explicar lo que piensan y en qué necesitan ayuda.

Unas buenas habilidades orales no solo son importantes en las áreas del currículum que solemos asociar con el lenguaje. Son también muy importantes en materias aparentemente no relacionadas, como las matemáticas o las ciencias. Cuando los niños pueden explicar su pensamiento, profundizan en su propia comprensión.

Más allá del aprendizaje académico, las habilidades orales ayudan a los niños a desarrollar amistades exitosas y saludables. Ser capaz de expresar sus frustraciones y hablar de lo que les molesta es un elemento clave para el bienestar emocional de los niños.

 

¿Cómo podemos ayudar a los niños a desarrollar el lenguaje oral?

Leer en voz alta con los niños

Nunca eres demasiado viejo, demasiado loco, demasiado salvaje, para elegir un libro y leer a un niño – Dr. Seuss

La lectura familiariza a los niños con una gran cantidad de lenguaje. Cuanto más lean los niños, más podrán utilizar este lenguaje en sus propias conversaciones.

Leed en voz alta por turnos para que los niños puedan desarrollar sus habilidades orales y auditivas al mismo tiempo. Así podremos modelar la entonación y la expresión vocal.

A lo largo de la lectura, deteneos y discutid el contenido mediante la formulación de preguntas, para promover la reflexión.

¿Qué crees que ha hecho que ese personaje se comporte así?

¿Qué podría estar a punto de ocurrir?

¿Cómo crees que va a terminar esta historia?

Y todo el tiempo utilizando la pregunta mágica ¿Qué te hace decir eso?

La clave está en hacer pensar a los niños y darles la oportunidad de expresar sus ideas y opiniones.

Dedicad tiempo a las conversaciones

Debemos dedicar tiempo a hablar con los niños, dándoles la oportunidad de pensar y expresarse.

Cuando hacemos que los niños participen en conversaciones reales desde una edad temprana, les ayudamos a desarrollar su lenguaje oral.

Debemos modelas las buenas habilidades comunicativas mediante el contacto visual, las expresiones faciales y los gestos.

Debemos hablar por turnos, escuchar activamente y hacer preguntas como respuesta a lo que los niños nos dicen, para demostrarles nuestro interés.

 

Debemos utilizar un lenguaje gramaticalmente correcto y un vocabulario interesante. No debemos simplificar en exceso nuestra elección del lenguaje con los niños. Tienen que oír cómo se utilizan las estructuras complejas y probarlas ellos mismos.

Debemos iniciar buenas preguntas para ayudar a crear mejores conversaciones. “¿Qué tal el colegio?” suele resultar en una respuesta monosilábica y “¿Qué has hecho hoy en el colegio?” suele provocar un “No me acuerdo”.

Las preguntas sobre el colegio al final del día podrían ser:

¿Qué superpoder elegirías tener? ¿Por qué?

¿Cuál es tu película o libro favorito? ¿Por qué?

Si pudieras tener un sueño hecho realidad, ¿cuál sería? ¿Por qué?

Si tuvieras alas, ¿a dónde volarías?

¿Cuál es tu estación favorita? ¿Por qué?

¿Qué animal elegirías ser? ¿Por qué?

 

Todos los miembros de la familia pueden expresar sus puntos de vista y opiniones. Son una buena forma de iniciar una conversación a la hora de comer o en los viajes en el coche, y llenar un tarro con ideas sobre estos temas para utilizarlas en alguna actividad divertida.

El mensaje que se desprende de una enorme cantidad de investigaciones educativas señala una y otra vez el hecho de que la comunicación en el hogar, con conversaciones de calidad, es un fator enorme en la adquisición de habilidades orales por parte de los niños. Nunca debemos perder la oportunidad de mantener conversaciones significativas con ellos.